Presentación Directorio

Nuestro ideal es simplemente el Recto Educar.  Educación, es una idea, un arte, un adjetivo, una ciencia, un acceso al saber, un pilar de la civilización y el fundamento de cualquier cultura, y, mucho más. Mucho más que un derecho o un deber, y, al mismo tiempo, es ambos. El ser humano nace con el derecho de ser educado, y, a medida que crece y madura, debe hacerse cargo del deber de educar a otros. Sabemos y comprendemos que para la Ciencia Económica, es también un bien económico de consumo permanente, y, al mismo tiempo, un servicio, en el sentido que representa un algo que se debe adquirir, que tiene costos que alguien debe pagar; también, que para la Ciencia Política, es un instrumento de influencia y conducción del pensamiento ciudadano. Para la Ciencia de la Educación, ésta, incluye todo lo dicho, y, en la práctica, es el modo en que las civilizaciones, las culturas, los pueblos y ciudades progresan, para bien o para mal.

Educar, es la puesta en acción de algunos de los aspectos de la educación, y en especial, el de influir en el crecimiento, desarrollo, aprendizaje, en suma, en parte de las experiencias de vida de los menores edad y estudiantes, para un fin determinado, y se realiza en cualquier lugar donde exista la intención de educar, de manera informal, o formal. Y, la Recta Educación, como la entendemos, es aquella función educativa realizada de un modo consciente, responsable, en la que se comprometen todos los adultos, y también los estudiantes, en la medida, éstos últimos de su crecimiento, desarrollo, circunstancias y maduración.

El Colegio San José de La Serena, es un Centro de Educación, en el que se adoptan responsabilidades implicadas en la educación escolar, y lo hacemos en base a una serie de principios, razonamientos, fundamentos científicos y filosóficos, expuestos en una serie de documentos internos, principalmente el Proyecto Educativo Institucional, Reglamento de Convivencias y Reglamentos Internos. Nos caracteriza una identidad de Colegio de Excelencia, de Tradición y Exigencias.

Educar, es también enseñar y aprender una forma de vivir en comunidad, de relacionarse con la más cercana, y también con aquellas hasta las más distantes del planeta.

Es una tarea que comienza en el ejemplo de modales y hábitos sanos, y nunca termina, más allá de la formación y estudios e investigaciones que durante la vida puede desarrollar un ser humano. Es una tarea en la que tanto o más importante que transmitir los saberes, ciencias y conocimientos hasta ahora alcanzados por el ser humano, sus culturas e historias, es la tarea de lograr la conciencia libre y la autonomía del pensamiento del ciudadano, su sentido de responsabilidad y sentimiento generoso, lo que pasa por despertar en los estudiantes la conciencia del misterio y los misterios de la vida, los enigmas, las incertidumbres e ignorancias, desde lo cotidiano hasta los enigmas mayores, denominados Dios, vida y Destino.

Su preparación para la vida del mundo del trabajo, como trabajador o empresario, como dependiente, independiente o parte de equipos y grupos, y, para los estudios superiores representa uno de los frutos de la recta educación, siendo su excelencia como ser humano, individuo libre, justo y fraterno, el más alto fruto anhelado: un ciudadano consciente.

Es nuestro Colegio más que murallas y columnas, un centro de estudios y experiencias, una comunidad educativa, en la que procuramos, y es nuestro deber procurar, asumir la tarea de educar. Y, al educar entendemos que contribuimos a la evolución humana, como también al progreso o al deterioro de la cultura y la civilización.  Invitamos a ustedes a compartir esta magnífica oportunidad

 

¿Cómo lo hacemos? 

 

Con amplios estudios e investigaciones nacionales e internacionales, organizamos la función educativa teniendo en cuenta sus implicaciones formales e informales.

Considerando lo mejor de las tradiciones antiguas y modernas, y lo mejor de los avances científicos, en neurociencias, psicología, biología molecular, física y otros, hemos mantenido un proyecto Educativo desde la fundación del Colegio en 1986, adaptándolo y mejorándolo cada vez. Así, cuando ustedes deseen conocer cómo exponemos nuestros principios y propósitos, deben examinar con atención nuestros dos documentos más relevantes: el Proyecto Educativo Institucional y el Reglamento Interno de Convivencia.

Es fundamental que las familias y apoderados, así como los propios estudiantes en la medida de su comprensión, compartan cabal y conscientemente nuestras normas internas, sobre las que se soporta nuestra función y propósitos educativos.

Nuestros, docentes, directivos y Directorio del Sostenedor, tenemos confianza en la capacidad de los menores de sortear y mejorar siempre, así como en la de sus padres y apoderados, que estarán y deben estar, dispuestos y comprometidos, desde que ingresan a esta comunidad a apoyar y ajustar sus prácticas a los requerimientos educativos propuestos.

En nuestro quehacer, las familias, padres, apoderados, sus amistades inclusive, asumen primariamente, la co-responsabilidad del educar en el modelo de nuestro Colegio. Sabemos que implicará sacrificios, esfuerzos y compromisos, y también, de las satisfacciones extraordinarias y maravillosas que nos esperan al final del camino.